Russian Red

Russian Red

La pasión de Lourdes por la música es evidente desde muy temprana edad pero no fue pública hasta que sus compañeros de instituto y un profesor le animan a cantar para otras personas cuando se da cuenta de que la música puede ser algo importante en su vida. Ella solo tenía dieciocho años entonces.

Dos años mas tarde, Lourdes comparte en soledad momentos con su guitarra, y sin expectativa alguna, pone música a sus propias letras. 2006 es el año en que se decide a tocar en bares de su ciudad natal–Madrid- y es en “Tres Tristes Trastes” donde una nueva Lourdes canta un primer set de canciones bajo un nuevo seudónimo. Aquel día nació RUSSIAN RED.

Pronto Lourdes inaugura su myspace, y es allí donde por primera vez, sus canciones cobran vida a través de los miles de fans que sus sencillas y emocionales composiciones atrapan a diario, 70.000 visitas antes del lanzamiento de su álbum “I Love Your Glasses”, 1.555.000 doce meses después. Ahora Russian Red es un fenómeno casi masivo, que está a punto de convertirse en un proyecto de peso internacional.

Discos

1. Cigarettes
2. No Past Land
3. They Don’t Believe
4. Gone, Play On
5. Hold It Inside
6. Nice Thick Feathers
7. Take Me Home
8. Kiss My Elbow
9. Walls Are Tired
10. Timing Is Crucial
11. Just Like A Wall
12. * Girls Just Wanna Have Fun (versión de Cindy Lauper)

"I Love Your Glasses" (2008)

Con tan solo 23 años Russian Red representa a la nueva generación de músicos contemporáneos. Su capacidad para componer en lengua inglesa y su innata habilidad para las melodías han convertido este proyecto liderado en solitario por Lourdes Hernández en una de las esperanzas para el relevo generacional más exigente, música que no entiende de fronteras. Su debut “I Love Your Glasses”, un álbum de grandes canciones compuestas íntegramente por ella y con una producción que roza la perfección.


1. Perfect Time

"Perfect Time" (2008)

Single navideño en colaboración con Depedro. Edición limitada.


Fotos


Vídeos

They Don't Believe

Another Mind

I'm Down

Grabado durante el rodaje de “They Don’t Believe”. 
Realización: Nicolás Méndez para eureka.